La terapia genética implica la sustitución funcional de un gen en una célula.